8.5.16

Gafas, luz azul, antirreflectante y marketing del miedo



Si, como me pasa a mí, vuestra vista no es una de vuestras capacidades destacables, conoceréis perfectamente la sangría económica que supone el tema a lo largo de la vida. De pequeño tus padres se gastan una pasta porque rompes las gafas cada dos por tres. Cuando creces, te pasas a las lentillas y te gastas una pasta en reponerlas y en los líquidos de mantenimiento. Y según pasan los años, te gastas una pasta al adaptar las lentes a tus crecientes defectos visuales.

Soy miope y debo dejar claro que agradezco profundamente la existencia de la ciencia de la óptica y el trabajo de oftalmólogos y optometristas. Sin ellos mi vida sería una pesadilla. Pero también es cierto que si sumo todo lo que me he gastado a lo largo de vida en gafas, lentillas, líquidos y demás, la cifra es importante.

Os cuento todo esto porque el otro día fui a mi óptica habitual (Medical Óptica) a encargar unas gafas para mi hija - lamentablemente le ha tocado heredar los genes oculares de su padre - y resulta que me hicieron pasar un rato no demasiado agradable. Sin ninguna necesidad, en mi humilde opinión.

Tras el duro proceso de elegir la montura de las gafas (las niñas de 12 años tienen enormemente desarrollado el sentido estético relacionado con la forma y color de las gafas, pero muy poco el de la toma de decisiones), pasamos a la fase de encargar las lentes. Y la chica que hasta entonces nos había atendido estupendamente, trayéndonos modelos seleccionados con mucho acierto, me informó que iba a añadir antirreflectante azul a las lentes, por solo veintitantos euros más. Soy de los que prefiero el uso de antirreflectante en las gafas porque elimina molestos y antiestéticos brillos y permite el paso de más luz hacia el ojo, pero el calificativo de azul y que tuviera un sobrecoste me llamó la atención. Así que le pregunté por las ventajas y características. Y si mi memoria no falla, la respuesta fue esta:

- El antirreflectante azul reduce la luz azul de ordenadores y móviles que dañan la retina. Así los ojos se dañan  mucho menos.

Una afirmación tan contundente (y sorprendente para mí) me sugirió muchas preguntas, así que este es, aproximadamente, el breve diálogo que tuvimos:

- ¿Pero eso está demostrado? ¿hay estudios que muestren que realmente se dañan los ojos y que con ese filtro se dañan menos?

- Por supuesto que hay estudios.

- Perfecto, pues a ver si los busco y los leo, porque yo no sabía eso.

Supongo que mi escepticismo no le hizo mucha gracia, porque inmediatamente cambió de estrategia: utilizar el siempre efectivo "amimefuncionismo", diciéndome lo siguiente:

-Yo tengo gafas con ese antirreflectante y lo noto muchisimo; se me cansan mucho menos los ojos.

La cosa se estaba complicando. Mientras ella seguramente pensaba que yo era un mal padre y un roñoso queriéndome ahorrar 20 euros, a mí lo que me estaba molestando era esa falta de rigor en los argumentos, con un tono bastante agresivo, intentando calzarme un sobrecoste que parecía innecesario y utilizando el marketing del miedo. Así que le respondí lo siguiente:

- Ya, pero el hecho de que tú personalmente notes menos cansancio con esas gafas no significa que tus ojos se dañen menos gracias al antirreflectante. Y además tampoco quiere decir que sirva para todo el mundo.

Y ella, en lugar de seguir la directriz razonable y habitual de cualquier vendedor con sentido común, la de no enfrentarse al cliente y ajustarse a sus necesidades, decidió seguir el combate:

- Yo noto muchísima diferencia cuando estoy con lentillas y cuando estoy con gafas delante del ordenador, me canso mucho más con lentillas - afirmó tajante.

Si ya la táctica amimefuncionista era poco rigurosa, lo de utilizar las lentillas como comparación para "demostrar" que las gafas con antirreflectante azúl eran "más sanas" solo podía calificarse como lamentable. Eran dos circunstancias totalmente diferentes cuya comparación no demostraba nada en favor del antirreflectante.

- Pues yo no - le contesté -. Las lentillas solo me cansan los ojos por la noche, cuando llevo todo el día con ellas, pero da igual que haya sido delante el ordenador o haciendo cualquier otra cosa. Es lo normal cuando te metes un objeto en el ojo tanto tiempo.

Este contraataque con mi propio amimefuncionismo tampoco la arredró. O quizás era de las que no les gusta no decir la última palabra, porque añadió lo siguiente:

- Pues yo lo noto mucho. Será que usted tiene buena luz en su trabajo.

- Puede ser - contesté, ya sin ganas de seguir un debate improductivo.

- Le pongo el antirreflectante azul  o el normal?

- El normal, por favor.

La expresión de la chica fue de todo menos amigable.

Al llegar a casa busqué información y estudios sobre ese tipo de antirreflectantes. Conocía el posible efecto negativo sobre la salud de la luz azul artificial, pero no relacionado con la salud ocular, ya que normalmente las investigaciones sobre el tema se refieren su posible influencia en el sueño y los ritmos circadianos, como se puede ver en estos estudios:

Respecto al cansancio ocular debido a estar mucho tiempo ante un ordenador, desde hace tiempo se conoce la existencia del "síndrome de visión informático", un conjunto de afecciones relacionadas con pasar muchas horas delante de la pantalla, entre las que se incluye la fatiga visual. Pero las recomendaciones para prevenirlas no tienen nada que ver con los filtros de luz azul, sino con la adecuada iluminación del entorno, el ajuste del brillo de la pantalla, la prevención del ojo seco (llevar lentillas puede reducir la frecuencia de parpadeo y aumentar este riesgo), el hacer pausas frecuentes, etc., como se explica en las siguientes revisiones:

Respecto al daño que puede causar la luz azul de ordenadores y similares en los ojos, probablemente estamos ante otra exageración, estrategia típica del marketing del miedo. Además de diversos artículos muy críticos y escépticos con el tema como esteeste o este otro, podemos leer la revisión más actual al escribir este post, "Effects of blue light on the circadian system and eye physiology" (2016). Sus conclusiones están muy lejos de recomendar filtros de luz azul a diestro y siniestro, ya que sus autores concluyen que no hay pruebas fiables que demuestren que existe dicho daño (aunque puntualizan que a largo plazo tampoco se puede descartar totalmente).

Y sobre la utilidad de los filtros de luz azul y sus posibles beneficios para la fatiga ocular solo he encontrado un par de estudios:
Y no parecen ser una prueba muy fiable por las siguientes cuatro razones:
  1. Ambos utilizan muestras muy pequeñas (33 personas el primero y 5 personas el segundo) y se realizan con muy poco tiempo de exposición.
  2. Solo el más reciente utiliza lentes con filtros, el otro cambia las gamas cromáticas del monitor.
  3. En ninguno de los experimentos se explica cómo se aseguró el "cegado" del ensayo, es decir, que sujetos e investigadores no supieran en qué grupo estaban participando, para asegurar su objetividad.
  4. El estudio más reciente y de mayor muestra, el primero, obtiene resultados poco concluyentes: Mejoras en la medida de fatiga objetiva, pero sin beneficios en la fatiga percibida.
En resumen, podría decirse que en la actualidad no hay ni una prueba sólida para pensar que el antirreflectante que filtra la luz azul ofrezca ventajas para los ojos.

Aunque para cada usuario el sobrecoste no sea excesivo, para el fabricante de lentes sin duda es un ingreso extra muy interesante, lo cual puede impulsar a animar a los vendedores a intentar colocárselo a los clientes. Pero yo recomendaría a la gente de Medical Óptica (y a todas las ópticas que hagan lo mismo, que supongo que serán bastantes) que no utilicen el marketing del miedo para vender cosas sin evidencia de efectividad. Tienen el peligro de que les ocurra como a Reticare, que como se explica en este interesante artículo de Hipertextual, llevan mucho tiempo intentando vender filtros probablemente inútiles, basándose en el alarmismo exagerado y en pseudociencia sobre la luz azul de las pantallas, sin que la cosa les haya funcionado demasiado bien. Y con su prestigio bastante "tocado".

A la larga estas cosas se terminan sabiendo y suelen ser contraproducentes.

10.3.16

Boiron hace el ridículo intentando defender la homeopatía

No sé si os habréis enterado del reciente revuelo sobre la homeopatía provocado por la torpeza de los directivos españoles de la principal multinacional que vende estos productos, Boiron.

Resulta que, tras varias críticas por parte de algunos colectivos escépticos, a estos señores no se les ha ocurrido otra cosa que traer a  su superjefa y organizar una rueda de prensa. Supongo que el objetivo era bañarse un poco en victimismo (en base a penosos argumentos, como se puede deducir de este post de Fernando Frías) y, aprovechando el viaje, hacer marketing. Que es a lo que realmente se dedica la gente de esta empresa.

Sin embargo, en este caso les ha salido el tiro por la culata. No voy a hacer ninguna crónica de lo ocurrido porque ya la han hecho otros, así que me limito a enlazar algunos de los artículos:

3.1.16

El altavoz de goma para meterse música por la vagina

Atentos a esta magnífica idea para regalo de reyes: un altavoz de goma para meterse música por la vagina.

De color rosa, claro:


Es lo que vende la gente de Babypod y me he enterado gracias al artículo de Xataka Ciencia.

Tras asegurarme de que no se trataba de una inocentada, me ha bastado navegar un poco por internet y por su web para toparme con información cada vez más estrambótica y surrealista:

18.12.15

Productos y hierbas de medicina tradicional china: ni útiles ni honestos



Si alguna vez te sientes tentado de comprar hierbas medicinales en una de esas aburridas y clónicas ferias medievales que recorren España o en alguna herboristería llena de aromas y frasquitos de colores, te recomiendo que te lo pienses dos veces. Y no hace falta que te hable de su más que probable inutilidad terapéutica, sobre todo por dos razones: porque resulta que están llenos de componentes indeseables y  porque además contienen productos diferentes a los que anuncian.

Un reciente estudio publicado en Nature así lo confirma. Se trata de "Combined DNA, toxicological and heavy metal analyses provides an auditing toolkit to improve pharmacovigilance of traditional Chinese medicine" (2015) y los autores lo resumen así en el abstract:

21.10.15

Incoherencias alternativas


Uno de los mecanismos más curiosos de nuestra mente es la necesidad de preservar  nuestras ideas preconcebidas. Evolutivamente tiene sentido, ya que en la vida real tenemos que tomar decisiones continuamente y para hacerlo de forma eficaz es necesario tener criterios afianzados. Sin embargo, este fenómeno hace que a veces seamos incoherentes y que tengamos numerosos sesgos, que podrían ser contraproducentes en algunas situaciones, sin que seamos conscientes de ello.

Para profundizar un poco en el tema, recomiendo echar un vistazo al estupendo artículo sobre la disonancia cognitiva de Antonio Martínez Ron "Por qué no podemos dejar de estar equivocados", que creo que viene muy a cuento.

Pues bien, reconozco que yo mismo estaré lleno de estos sesgos, pero como mi cerebro, en su lucha contra la disonancia cognitiva,  me empuja a buscar primero los de los demás, he decidido escribir un post recopilando algunas incoherencias de las que he sido testigo (con frecuencia entre exabruptos y ataques personales de todo tipo) entre los defensores más radicales de "lo alternativo".

Aquí están:

24.9.15

Llega a las librerías "Lo que dice la ciencia sobre dietas, alimentación y salud"

Nota previa: este es un post gemelo de este otro:

Este mes se cumple un año desde que "Lo que dice la ciencia para adelgazar" se distribuyera por las librerías de toda España, tras un amplio periodo de éxito en formato de autopublicación. Así que es el momento perfecto para comunicarles que mi segundo libro "Lo que dice la ciencia sobre dietas, alimentación y salud", sigue el mismo camino.

De nuevo la gente de Plataforma Editorial y un servidor hemos colaborado para elaborar una nueva y cuidada edición, incluyendo la respuesta a 75 cuestiones interesantes y controvertidas tratadas en este blog, todas ellas del ámbito de la alimentación y de los hábitos saludables.

Hemos revisado los textos para hacerlos más amenos y accesibles y, sobre todo, hemos actualizado toda la evidencia que puede ayudar a responder dichas cuestiones, incluyendo cientos de referencias científicas, muchas de ellas nuevas y muy recientes. También hemos dado un lavado de cara a la portada, aunque respetando su diseño original, ya que creemos que muestra muy gráficamente lo que se puede encontrar en el interior.

El resultado es un libro lleno de información, con casi 450 páginas, especialmente dirigido a profesionales y a apasionados por la nutrición. Que aspira no solo a ser leído con interés, sino a convertirse en una guía habitual de consulta para todas aquellas personas que quieran conocer lo que dicen los últimos estudios sobre la alimentación y la salud.

Espero sinceramente que disfruten leyéndolo, como yo he disfrutado durante su preparación.

Su PVP es de 18 euros y ya ha sido distribuido a todas las librerías españolas. También pueden adquirirlo en Amazon en este enlace, o en la web de Plataforma Editorial en este otro enlace.

¡Corra a su librería más cercana a reservarlo!

16.9.15

Breve crónica de Naukas 2015: El placer de divulgar ciencia

El pasado fin de semana volvió a celebrarse el evento Naukas, promovido por el incansable Juan Ignacio Pérez y los impagables promotores de la plataforma Naukas. Para quienes no lo conozcan, podría resumirse como "dos días de ponencias de diez minutos cada una divulgando ciencia". Vamos, un regalazo para aquellos que nos interesa el tema.

Así que, como es habitual desde su primera edición, me reservé los dos días y acudí a todas y cada una de las charlas (excepto las dirigidas a los niños, que se hacían en sesiones paralelas), más de 60.

Y vaya subidón.

Una año más he disfrutado como un enano con esta avalancha de ideas y conocimientos de todo tipo de temas, narrados magistralmente por decenas de científicos y divulgadores.

Se han superado todos los récords: en número de asistentes (por encima del millar en horas punta,
hubo que habilitar varias salas extra con pantallas para que nadie se lo pediera), en número de ponencias y en la calidad de las mismas. Los ponentes se superan claramente cada año y se nota que se esfuerzan mucho en seleccionar los temas y en trabajar la forma de presentarlos.










Llenazo en la sala principal... ¡y en las otras 5!

No me voy a entretener comentando las charlas porque, afortunadamente, ya están todas disponibles online, en este enlace. Lo mejor es ver todas y cada una de ellas, aunque también es posible seleccionar los temas que más interesan en el programa del evento y posteriormente ver el vídeo. Yo me inclinaría por la primera opción, todas son muy interesantes, breves, intensas y llenas de contenido.

Pero aunque las charlas son importantes, todos los asistentes coincidimos en darle especial valor a la oportunidad que nos ofrece el evento de "desvirtualizar" a gente con la que habitualmente nos relacionamos por las redes sociales. En esta edición me reencontré con varios amigos virtuales que hacía tiempo que no veía y pude conocer personalmente a una gran cantidad de personas estupendas. No los mencionaré uno por uno porque mi memoria social deja bastante que desear y no quisiera olvidarme de nadie; fue una experiencia muy agradable y realmente enriquecedora.

Insisto en dar la enhorabuena a quienes estuvieron tras la organización del evento y a los divulgadores, entre todos consiguieron hacernos pasar un fin de semana inolvidable. Ya estoy con ganas de que llegue Naukas 2016.

Ponentes y organizadores

Por cierto, este año los organizadores me han dado la oportunidad de participar en Naukas desde el otro lado, siendo uno de los ponentes. Aunque diseñar y preparar una charla de tan solo 10 minutos combinando interés y rigor es un reto mucho más complicado de lo que parece, ha sido una experiencia fantástica y espero poder repetir en el futuro.

Esta fue mi charla, titulada "¿En el comer y en rascar, ¿todo es empezar?"


28.7.15

Utilidad de la quimioterapia en cánceres terminales


Hace tan solo unos días se publicaron en JAMA los resultados de un estudio sobre la calidad de vida de la quimioterapia en pacientes en situación terminal (con menos de 6 meses de esperanza de vida) a causa de cánceres de tumores sólidos. Se trata de "Chemotherapy Use, Performance Status, and Quality of Life at the End of Life", liderado por la geriatra de Harvard y experta en enfermos terminales Holly Prigerson, y el trabajo ha tenido bastante repercusión ya que concluyó que la aplicación de quimioterapia en este tipo de situaciones concretas no había aportado ninguna ventaja. De hecho, en algunos casos había sido incluso contraproducente, ya que la calidad de vida en la fase final de los pacientes a los que se les suministró dicho tratamiento había sido inferior que los que no lo habían recibido.

8.6.15

Vacuna del virus del papiloma humano (VPH), lo que dice la ciencia

La vacunación es el avance médico más importante logrado por la humanidad. Ha salvado millones de vidas y ahorrado innumerables sufrimientos, los que lamentablemente todavía tienen que padecer los países menos desarrollados, que anhelan disponer de los recursos y medios para poder utilizarlas masivamente. Y, mientras en occidente hemos sido testigos de sus generosos beneficios, simultáneamente también hemos presenciado la creciente corriente en contra de su utilización.

Últimamente una de las vacunas más atacada es la del virus del papiloma humano (VPH en español o HPV en inglés). Algunas personas de cierta relevancia mediática ponen en duda su seguridad y eficacia y es fácil encontrar por internet abundante información en este sentido.

Para ver hasta qué punto estas afirmaciones son ciertas y la información fiable, vamos a aclarar los mitos y realidades que hay alrededor de esta vacuna, repasando toda la evidencia científica acumulada hasta la fecha.

3.6.15

El cáncer en el mundo, últimas estadísticas

El objetivo de este post es únicamente el de informaros de que se acaba de publicar un importante estudio con las últimas estadísticas del cáncer en todo el mundo, "The Global Burden of Cancer 2013". Es un impresionante documento (afortunadamente de libre acceso) que muestra la evolución de la incidencia de 28 tipos diferentes de cáncer desde 1990 hasta 2013. Si os interesa el tema, lo mejor es leerlo detenidamente, ya que la cantidad de datos es abrumadora.

A modo de ejemplo, a continuación muestro unos cuantos gráficos incluidos en el estudio con los datos más interesantes y los tipos de cáncer más habituales y conocidos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...