17.3.09

La iglesia, el aborto y los lavados de cerebro

Este vídeo de unos niños representando una obra teatral promovida por la SGAE, en la que los pérfidos piratas interneteros son ejemplo de maldad infinita, ha levantado últimamente bastante revuelo:



Que si la SGAE está lavando el cerebro de los críos, que si manipulación infantil... la verdad es que la iniciativa me parece una gilipollez, la mayor parte de esos niños se bajarán juegos de la Nintendo y música y películas a mansalva en breve, si no lo hacen ya, incluso acompañados por sus cuarentones y tecnológicos padres. Y las quejas, una exageración. Porque basta con introducir en el buscador de Youtube las palabras niños y misa para toparse con decenas de vídeos en los que los niños cantan ¿emocionados?, levantando sus brazos al firmamento. O basta buscar navidad, teatro e infantil (o mejor sus equivalentes en inglés), para presenciar numerosas representaciones del nacimiento de Jesús. Creo que en nuestros colegios los hay todos los años y nuestros hijos participan, pero en ese caso nadie se ofende. Y eso sí que es un lavado de cerebro sistemático.

Saco esto a colación tras enterarme de la inteligentísima campaña de la iglesia contra el aborto y a favor de los linces. O algo así. Porque no la entiendo demasiado bien. Sale un niño que dicen que tiene menos derechos que los linces. Pero hace unos pocos días, el único niño que no tenía derechos para la iglesia era el que iba a tener un infierno de vida, dolorosa, llena de sufrimiento y cortísima por culpa de su anemia congénita, si la medicina moderna no conseguía realizarle un transplante de su hermano. Este enlace de los fanáticos católicos no tiene desperdicio, explicando las razones de este rechazo: Primero, por procrear sin follar, segundo, por desechar embriones de ocho células, tercero, por coger sangre del cordón umbilical. A tomar por saco.

Pues como no se quedan contentos con predestinarnos al fuego eterno, parece que también quieren jodernos en esta fase terrenal. Quien aborte, que vaya a la carcel. No hay excusas, si te quedas preñada de un violador o si tu padre es El carcelero de Amstetten, ajo y agua. Lo que no concretan es qué pasaría si te pasa como a Rosemary, la protagonista de "La semilla del diablo". ¿En ese caso se puede abortar? ¿O hay que dejarle a Leuciferito que nazca y ya le quemaremos en la hoguera en su primer cumpleaños?

3 comentarios:

Jimena dijo...

Todas las cosas que dicen y piensan me parecen tan surrealistas y faltas de sentido común que hasta "La Montaña Sagrada" de Jodorowsky me parece mucho más fácil de asimilar, por nombrar un ejemplo...

Anónimo dijo...

El ateísmo también es fanatismo y requiere tener fé en algo. Por ejemplo creer y asegurar que algo va a ser doloroso, extremo sufrimiento etc. requiere tener fé. Ah! y lo del bebé de Rosemary si no me equivoco es una novela no de la vida real. Y supongo que todos tenemos un mínimo de entendimiento de lo que significa novela.

carolina manrique dijo...

Que pobreza de espíritu. Estaba feliz leyendo acerca de su tema de salud, pero me da pena haber leído lo que usted piensa acerca de la vida. Lo voy a incluir en mis oraciones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...